¡No entiendo a mi perro!

La comunicación es la base de todas nuestras relaciones. La mayoría de los problemas con nuestras mascotas provienen de malentendidos por desconocimiento del lenguaje y necesidades caninas o por falta de entendimiento por parte de nuestra mascota de lo que queremos de él.

Por suerte se habla cada vez más del adiestramiento canino en positivo, me gusta cuando la gente lo entiende como una relación amable y respetuosa con su compañero canino y no como la convivencia a través de los premios. Porque la vida diaria con ellos es mucho más que eso…

La mala comunicación ocurre cuando, en lugar de hacernos entender, provocamos miedo o temor en nuestro compañero. Creemos que el mensaje ha sido entendido, pero en su lugar, solo aparece el miedo.

Esa comunicación es fundamental, y la relación con nuestra mascota solo debe ocurrir desde la confianza y el respeto. Si tu perro confía en ti, tienes la mitad del camino hecho.

Si tu perro te obedece porque te tiene miedo, porque le duele el cuello, (tirones de collar) o porque teme tu castigo, no tienes un perro educado, tienes un perro que probablemente siente terror y que actuará solo por evitación, sin aprender absolutamente nada.

La relación con nuestras mascotas es mucho más fácil de lo que parece, si sabemos dar con la manera adecuada de hacerlo.

Al final todo se resume en ¿cómo te gusta aprender a ti?.  ¿Cómo te gusta que te enseñen?, ¿mediante imposiciones y castigos?, ¿mediante alabanzas, apoyo, comprensión?, ¿cómo aprendes mejor?, ¿cómo te gusta que te enseñen?.

Es curioso que todos sabemos cómo nos gusta que nos digan las cosas, pero que pocos aplicamos ese saber con los demás, especialmente con los seres que más cerca tenemos: nuestros  perros.

Nos sorprenderíamos al ver lo increíblemente fácil, ameno y estimulante que es enseñar a nuestro perro cualquier cosa, lograr que, como es feliz, su comportamiento sea adecuado en la mayoría las situaciones, que nos preste atención cuando le pedimos algo o  jugar a hacer “trucos” (y digo jugar).

Sólo necesitamos olvidar el deseo de “dominar” y las falsas presuposiciones tipo: “sabe perfectamente lo que está haciendo” o “lo hace adrede o para fastidiarme”.

Todo esto depende de tu capacidad para entenderle, para ponerte en su lugar. Pero para entenderle, primero … ¡¡¡hay que conocerles!!!. Te animo a aprender de perros. Te animo a saber sobre ellos. Te animo a abrirte a una nueva manera.

Al final se trata de entender cómo funcionan los perros para que seas tú el que aprendas a comunicarte con él.

Bienvenido al mundo canino, al mundo de la comunicación, el aprendizaje, la confianza y el respeto.

Sin comentarios

Escribir un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar